Patrimonio

Peixateries Velles


  • peixetaries-velles
  • MALGRAT-221
  • MALGRAT-222
  • MALGRAT-223
  • MALGRAT-225
  • MALGRAT-228

Historia en estado puro

Historia

Las primeras noticias sobre la venta de productos de primera necesidad en Malgrat de Mar se remontan, como constata padre Fèlix Paradeda (1915), a la carta puebla de Malgrat, en la que ya se especificaba que quienes acaparaban el monopolio sobre las panaderías, las tascas y las carnicerías eran los señores del castillo de Palafolls. Posteriormente, este derecho pasó al Consejo del pueblo. Desde muy antiguo, otros de los lugares principales para conseguir víveres y otros elaborados eran los mercados y las ferias. Estas se celebraban en motivo de fiestas religiosas; en el caso de Malgrat, por San Antonio Abad.

En cuanto al mercado diario, hasta finales del siglo XIX estaba bastante desorganizado, como se recoge en la memoria redactada por Camil Oliveras en 1890, que forma parte del proyecto de construcción de unas carnicerías. A primera hora de la mañana, los vendedores se instalaban allá donde podían y, cuando había mal tiempo, a menudo aprovechaban los portales y las entradas de las casas para cobijarse. Todas estas deficiencias llevaron el Ayuntamiento a plantearse la necesidad de construir un mercado municipal aprovechando que había comprado unos terrenos en el extremo de la calle Bellaire haciendo esquina con la calle del Carme donde habría que levantar la casa consistorial.

En 1890 Camil Oliveras Gensana, compañero de estudios y de proyectos de Antoni Gaudí, redactó la memoria justificativa del proyecto y la descripción de cómo tendría que ser el futuro mercado. Según el proyecto, había que expropiar la parcela situada justo enfrente del terreno (donde actualmente está la farmacia Viladevall) para ubicar las pescaderías, siempre que su anterior propietario pudiera construir en la parte superior. El resto del mercado, donde se situarían las carnicerías, tenía que ser levantado en los 324 m2 que tenían que sobrar de la construcción del ayuntamiento. El proyecto se aprobó en enero de 1891 y a 7 de febrero del mismo año se adjudicaron las obras.

Posteriormente, en 1926 se decidió poner una cubierta al pasaje hasta entonces descubierto y quedó todo el recinto cubierto. Las conocidas popularmente como Peixateries Velles (‘Pescaderías Viejas’) se reformaron en 1968 para adecuarse a los nuevos tiempos y acoger otros tipos de puestos, como por ejemplo de legumbres cocidas y congelados. Hasta el 14 de julio de 1991 hubo allí puestos de pescado, carne y legumbres que, entonces, se trasladaron a las nuevas instalaciones del Mercado Municipal.

Arquitectura

El proyecto de Camil Oliveras de 1890 marcaba un pasaje descubierto como el actual que separaba las carnicerías, situadas junto al Ayuntamiento, de las pescaderías (donde todavía se conservan las piedras originales de los puestos de pescado) y, teóricamente, por donde circulaban los carros que proveían los puestos. En este espacio de 250 m2 hubo un total de 12 puestos donde se vendía pescado, carne y legumbres cocidas. Cabe destacar el interior de mármol y el hierro forjado del siglo XX.