Cultura

Los castellers


  • Castellers
  • Castellers
  • Castellers

Cuanto más crece la pinya, más crece la colla

Los castells son torres humanas de varios pisos de altura, hasta 10, que forman las colles castelleres, tradicionalmente, en las fiestas de los pueblos y ciudades del territorio catalán. La estructura de un castell, de abajo a arriba, se constituye por la pinya, la base que aguanta el peso y donde el público está invitado a sumarse, el tronc, un segundo nivel firme que puede tener de dos a cinco pisos, y el pom de dalt, los tres pisos más ligeros construidos por los más pequeños del grupo: los dosos, el aixecador y la enxaneta. Cada castillo sube al son de las gralles, que tocan melodías tradicionales y mantienen el suspense, marcan el ritmo y potencian la emotividad del momento. En las actuaciones, cada colla castellera se distingue por el color de la camisa y todos los participantes, amateurs, llevan faja para protegerse la espalda y facilitar el ascenso.

Esta manifestación cultural tan genuina y arraigada en la cultura catalana de hoy, nació entre los siglos XVIII y XIX en Valls, derivada de una danza llamada Ball de Valencians, que acababa con la construcción de una torre humana. Después de una primera época dorada en la segunda mitad del siglo XIX, sufrieron un periodo de decadencia en el que estuvieron a punto de desaparecer. A partir de 1926 empezaron a resurgir con la aparición de nuevos grupos de fuera de la ciudad de Valls y a expandirse por Cataluña y el resto de territorios de habla catalana. La democracia y la autonomía los potenciaron y condujeron a una explosión de popularidad en los 90, con la consecución de construcciones de alto nivel y la llegada a los medios de comunicación. En 2010 fueron reconocidos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

La relación del mundo casteller con Malgrat de Mar se consolidó en 2013 con la constitución de la colla de Castellers de l’Alt Maresme, los Maduixots, que representan las 6 poblaciones que forman este territorio (Calella, Pineda, Santa Susanna, Malgrat de Mar, Palafolls y Tordera). El color de su camisa es rojo fresa y su lema: ¡Maduixots, amunt!