Cultura

El correfoc


  • diables-1380x700

Bajo el fuego de los Ratpenats Infernals

El correfoc es una tradición catalana que tiene sus raíces en el baile de diablos ya documentado en el siglo XII, pero no fue hasta el siglo XX cuando tomó su forma actual. En Malgrat de Mar hay colla de diables (cuadrilla de diablos) desde 1998, los Ratpenats Infernals, que son los encargados de organizar los correfocs de las fiestas mayores de Sant Roc y de Sant Nicolau.

Un correfoc es un espectáculo pirotécnico que sigue un recorrido por las calles del pueblo. Durante el pasacalles los diablos y diablesas llevan unas horcas cargadas con carretillas (unos petardos especiales que crean una lluvia de fuego y que al final explotan). Los participantes danzan bajo estas chispas junto con los diablos al son de la música de los tambores. La pirotecnia, principalmente, está depositada dentro de un carro que normalmente va detrás de los diablos y de la música. Durante el recorrido, los participantes también pueden encontrar sorpresas en forma de cascada de fuego o de traca, que deberán atravesar para seguir con el recorrido.

Es tradición que los participantes pidan agua a los vecinos, que suelen colaborar con muchas ganas, para mojarse y meterse bajo el fuego. En ningún caso se debe mojar a los diablos, porque la pólvora mojada puede explotar sin control en vez de quemarse. Para participar en un correfoc es necesario tomar unas medidas de seguridad mínimas: llevar ropa de algodón (camiseta de manga larga y pantalones largos), taparse la cabeza con una gorra o pañuelo, llevar calzado cómodo y que sujete bien el pie y seguir en todo momento las instrucciones de los organizadores.