Patrimonio

Ayuntamiento


  • MALGRAT-AJUNTAMENT-216

La casa consistorial

HistOria

El 15 de agosto del año 1913 se inauguró el edificio del Ayuntamiento según los planos realizados por el arquitecto barcelonés Antoni de Falguera. Ese nuevo edificio sustituía la antigua casa consistorial, situada en la calle de Passada junto a la casa rectoral, que era un edificio de planta baja y piso, con poca luz y ventilación que, según el informe del arquitecto municipal Juli Maria Fossas, era insuficiente para una villa con 4.000 habitantes. En el pleno municipal del 12 de noviembre de 1908, el concejal Lluís Martí pidió la creación de una nueva casa consistorial. Decidieron entonces crear una comisión y encargar el proyecto, a 9 de marzo de 1909, a Antoni de Falguera i Sivilla, alumno de Domènech i Montaner.

Para poder ejecutar la obra se disponía de unos solares, conocidos como can Xirau, que el Ayuntamiento había comprado anteriormente en las calles del Carme y Bellaire. En estas fincas, aparte de construir el consistorio, se tenían que construir también las carnicerías. Por problemas económicos se paró el proyecto, que se retomó en 1911 y finalizó en 1913.

Durante los años 1952-1953 se realizaron las primeras reformas con la instalación de calefacción central en las oficinas y en 1991 se acabó la remodelación interior del edificio con la construcción de la nueva escalera principal de acceso.

Arquitectura

Edificio modernista con cubierta catalana, totalmente remodelado, de 19,50 metros de fachada, actualmente destinado a servicios administrativos. Destacamos el uso del trencadís de cerámica y el hierro forjado típicos del modernismo, que quedan contrarrestados con una cierta contención y equilibrio que recuerdan al novecentismo. No se han conservado los planos originales, pero se explica que se quería construir un edificio aislado, con cuatro fachadas, que sobresaliera del resto de edificaciones vecinas y que englobara también las dependencias del juzgado municipal, que hasta el momento se encontraban ante la plaza de la iglesia junto con la prisión.

La fachada se estructura en tres cuerpos. En el central destaca el balcón principal, cubierto con una marquesina debajo de la cual había un escudo de piedra con el símbolo de la villa, un castillo-torre con un león rampante, y dónde ahora se emplaza el escudo actual. En la parte superior del cuerpo central hay una cúpula horadada recubierta con trencadís de color verde. A ambos lados tiene dos cuerpos simétricos con dos ventanas a cada lado coronadas por unos óculos remarcados con arcos de medio punto y cerámica verde. En la parte superior de la fachada había esgrafiados con ornamentación vegetal y, en la parte inferior, un zócalo hecho con piedra de Girona que todavía se conserva. De la última reforma realizada, destaca la escalera metálica helicoidal, que comunica todas las plantas.