fbpx

Noticias

Historia y Cultura en Malgrat de Mar


Muchas poblaciones de la Costa de Barcelona nacieron en plena Edad Media. Eran en muchas ocasiones, extensiones de pueblos de interior, que en un principio daban la espalda al mar. Malgrat de Mar, en su nacimiento, se conocía como Vilanova de Palafolls, pero hoy se ha convertido en una ciudad moderna, abierta al mar y abierta también a reconocer su historia y el patrimonio que ha ido acogiendo durante todos sus años de existencia.

La historia y la cultura de Malgrat de Mar se conocen con sus monumentos y los edificios históricos que se han ido destinando a diferentes usos a lo largo del tiempo. El patrimonio malgratenc es accesible a todo el mundo, se puede disfrutar con un paseo llano ideal también para bicicletas.

Una de las edificaciones más antiguas de Malgrat, es la Torre del Castell (Torre del Castillo), una torre que podemos ubicar dentro del Parc del Castell y que se documenta por primera vez en el año 1382. Parece que tenía que formar parte de un conjunto constructivo más amplio, pero sólo hemos legado la torre, que habría tenido un uso defensivo y militar en diferentes momentos de la historia. La Torre del Castell es hoy en día el único Bien Cultural de Interés Nacional de Malgrat de Mar. Si se quiere visitar, y no cansarse demasiado, (el Parc del Castell se encuentra sobre una colina) se puede usar un ascensor habilitado desde el mismo centro de Malgrat.

La iglesia Parroquial de San Nicolau es otro puntal del patrimonio histórico de Malgrat. Justo en el centro del pueblo, la iglesia tiene un legado de más de 500 año, y un campanario datado del s. XVIII que ha quedado inacabado. La fachada de estilo neoclásico tiene la imagen de San Nicolás de Bari al cual se dedica el templo.

Después de estas dos referencias del patrimonio malgratenc, nos ubicamos ahora en una época más cercana, en la que en Malgrat proliferaron edificios arquitectónicos con toques modernistas. Algunos de ellos eran de iniciativa privada, como la Torre de Ca l’Arnau o la Torre de la Vídua de Can Sala, ambos iniciados a principios del siglo XX como vivienda familiar. El tiempo y el abandono progresivo había ido debilitando los edificios, pero su adquisición por parte del Ayuntamiento de Malgrat de Mar, ha hecho que se renueven y reformen recuperando gran parte de la belleza con la que nacieron. Hoy día acogen dependencias municipales, y conservan el encanto de la arquitectura modernista, con elementos ornamentales característicos como los motivos vegetales o el famoso trencadís. Poder verlos en vivo es disfrutar de un patrimonio catalán compartido que tuvo en la figura de Antoni Gaudí su referente principal.

Precisamente fue un compañero de estudios de Gaudí, el que inició un proyecto para ordenar un caótico e incipiente Mercado Diario de Malgrat. El arquitecto Camil Oliveras Gensana fue, así, el encargado de dar forma al espacio que hoy todavía se conoce con el nombre de Peixateries Velles (Pescaderías Viejas) y que durante muchos años ha acogido los puestos de pescado, de carne, y más tarde también de legumbres, hasta que fueron trasladadas a las instalaciones actuales del Mercado Municipal.

Aún se pueden encontrar más muestras de la arquitectura modernista en Malgrat de Mar, si os acercáis al edificio conocido como Escoles Velles i Cases dels Mestres (Escuelas Viejas y Casas de los Maestros), obra del arquitecto Juli M. Fossas Martínez. De este patrimonio, hoy también parte de las dependencias municipales de Malgrat, debemos destacar los elementos decorativos de cerámica y los preciosos esgrafiados de la fachada que hacen referencia a las virtudes cardinales. También el edificio del Ayuntamiento de Malgrat de Mar se incluye dentro de esta concepción modernista, en claro equilibrio entre los usos decorativos de trencadís de cerámica, y la contención más propia del Noucentisme catalán. Vale la pena visitarlo y disfrutar con la historia y belleza que ofrece.

Finalmente, y dentro de este amplio y magnífico patrimonio cultural de Malgrat, queremos que el visitante malgratenc, conozca la bonita historia que se esconde tras el edificio del Antic Hospital i Capella, un edificio discreto y sobrio, pero con gran encanto histórico. El 1441 Hug Descolomer previó en su testamento, la creación de un hospital para acoger los más pobres. Más tarde, las hermanas josefinas entraron, marchando después y dejando paso a la Comunidad terapéutica de Malgrat, presente desde 1979. La Capilla, justo al lado del edificio del Hospital, acogió oficios e imágenes de santos durante la tercera guerra carlista, ya que la iglesia estaba ocupada por tropas liberales. Así, este edificio, que es patrimonio de todos los malgratencs, se ha dedicado siempre a los demás y al refugio de aquellos que lo han necesitado.

Preciosas edificaciones, noble arquitectura modernista, lindas historias… todo este patrimonio es el que ha visto crecer y embellecerse la población de Malgrat de Mar. Cada uno de estos edificios, es un lugar que vale la pena conocer y visitar, y con un paseo tranquilo y llano, lo podrás contemplar agradable y fácilmente. Nuestra historia te espera, acompáñanos a Malgrat de Mar y descubre todo lo que se esconde tras nuestro patrimonio cultural.